martes, 29 de mayo de 2012

SEVILLA

Repuesto de mi agradable visita a Sevilla, me reintegro a mi posición de bloguero empedernido. Antes de continuar con los asuntos del Baúl, contaré algunas cosas que me llamaron la atención en esa maravillosa ciudad.

1) Animación en las terrazas a las 11 horas del viernes 25. Mayoría de personal indígena. No es feriado, por lo que me dicen, pero mucha gente está ocupada con el asunto del Rocío.


2) Depósitos de basura
    Aunque lo parezca no estoy acompañado por dos extraterrestres. Se trata de los impresionantes depósitos de basura que se encuentran en las calles de Sevilla. Nada de esas antiestéticas cajas de colores que se ven en Madrid.



3) La moral de los filatélicos
Lo deben de tener crudo con tanto Email y maquinitas de franqueo, pero hay muchas Filatelias en funcionamiento. A eso le llamo yo moral. Yo también era aficionado a los sellos, pero hace cinco años que no recibo una carta con el clásico aditamento tan apreciado en el pasado.


4) Comida
     He comido muy bien en un sitio muy agradable: taberna poncio. Lo recomiendo.

Por lo demás, Sevilla sigue siendo una ciudad monumental que merece echarle un vistazo de vez en cuando. Esta vez  he visitado el Archivo de Indias pero no he encontrado lo que buscaba.


PS: Olvidaba decir que el AVE sigue siendo muy cómodo, a pesar de los fanáticos del teléfono móvil. Es impresionante la rapidez con que las ejecutivas-ejecutoras abren sus PC antes de que el tren haya salido de la estación. La que me correspondió en el asiento posterior,  inició una conversación a las 9 de la mañana, hora de salida de Madrid y se pasó todo el viaje explicando a sus empleadas cómo tenían que conectar los cables del ordenador que, por lo visto, estaban enredados. Ignoro si se arregló el estropicio porque llegamos a Sevilla y continuaba con el mismo tema (muy instructivo, por lo demás)..

11 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Bien, Don Bwana, una vez más nos ha ilustrado con detalles como el de esos contenedores.

    Y lo de que en Sevilla a las 12 del mediodia no se distingue si es feriado o laboral viene de antiguo. Las veces que he estado siempre me he encontrado con gente desayunando entre las 12 y 13 horas en bares y terrazas.

    No he montado nunca en el AVE pero debe de ser muy cómodo, tal como lo explica. Y tener a una señora explicando cuestiones de cables pues supongo que hará más corto el viaje. Si hubiera estado yo hubiera incordiado dándole ideas tesknikas a la susodicha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hata la fecha no había visto contenedores de basura más bonitos que los de Denia, pero éstos de Sevilla los superan.
      La afición por esos desayunos a base de caña de cerveza y ración de aceitunas debe ser consecuencia del calor que tanto aprieta por esa ciudad y los agradables aspersores, con sus finas gotas de agua, que refrescan las terrazas.
      Tiene Vd. que probar el AVE lo antes posible y disfrutar de las conversaciones telefónicas tan instructivas que no hay más remedio que captar.

      Eliminar
  3. Sr Bwana, yo soy un enamorado de pasear por el barrio de Santa cruz al anochecer y en la Primavera para disfrutar del olor a azahar.
    Hay leches se me olvidaba, bienvenido ante todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A pesar del calor, es una maravilla pasear por Sevilla, con la ventaja de que no tiene desniveles y pueden caminarse kilómetros. Ya he visitado los monumentos de la ciudad pero no conozco todavía el barrio de Santa Cruz. La próxima vez no me lo pierdo.

      Eliminar
  4. Dichosos los ojos, Bwana. Mucha envidia de su paseo por Sevilla y mucha alegría por su regreso.
    Los contenedores de basura me han encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es Vd. muy amable. Tengo planeada una visita al extremo opuesto de la península para analizar contrastes. Tenemos un país tan diverso que no merece la pena viajar al extranjero para entretenerse.

      Eliminar
  5. Hace siglos que no voy a Sevilla y me pasa como a Don Javier, tampoco conozco el AVE. En Sevilla los bares a cualquier hora son una maravilla. ¿Pero eso no son contenedores no?. Parecen mas bien ese sistema que tienen en algunos ayuntamientos de Madrid y que van con aire a presión, se atascan mucho por cierto.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tiene Vd. que viajar en el AVE. No por la velocidad, que a mi me importa un pepino, sino por lo suave que va, gracias a las traviesas de cemento.
      Lo cierto es que no los vi en funcionamiento, pero los vecinos me aseguraron que eran contenedores de basura.
      Saludos

      Eliminar
  6. No he estado nunca en Sevilla, aunque me gustaría ir algún día (no en verano), pero lo del AVE es mortal, aunque en Alicante no lo tenemos aun (a pesar de que el trayecto Madrid-Alicante es el más transitado de todos, gracias Pepiño), el Alvia es similar, y yo me lo paso pipa siguiendo la conversación, y haciendo comentarios en voz bien alta, de los horteras maleducados que no paran de cascar durante todo el viaje. Te lo recomiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le recomiendo esa visita a Sevilla. Además de los monumentos que hay, da gusto contemplar lo bien que vive la gente.
      El AVE a Alicante lo veo tan lejano como el trasvase del Ebro o el ferrocarril Gandía-Alicante por la costa. Son ilusiones que uno tiene, como que te toque el gordo de la primitiva.
      Algunos y algunas de esos móvil.adictos llegan al colmo de hablar por dos aparatos simultáneamente.

      Eliminar